jueves, 19 de junio de 2014

¡¡¡ Mañana bajan !!!



“Diario de un cazador”



   En mayo del 92, los fotógrafos José Luis Guillen, Jesús M. Costumero y yo mismo, nos dispusimos ha vivir la mayor y mas gratificante experiencia natural y fotográfica hasta entonces, hacer nuestra primera “carroña” juntos. 

 Teníamos pocos conocimientos, pocos medios y nada de experiencia, pero nos sobraba ilusión, empeño y adrenalina en las venas.

  Con la ilusa idea de poder utilizar en un futuro, los conocimientos que allí adquiriera, fui escribiendo un diario in situ, según se iban sucediendo los acontecimientos.
Excepto las notas en cursiva, éste es el diario transcrito tal cual lo fui anotando, incluido mi acento extremeño. 

Entonces las cámaras eran de carretes y el arrastre de película manual.
Además, del aguardo no se podía salir en ningún momento, para no delatar nuestra presencia.






====================================


 Después de preparar el escenario y el aguardo, Primitivo (el pastor) nos dejo tres cadáveres de ovejas que dejamos colocadas la tarde anterior...



Viernes 1 de Mayo de 1992



  6:15h. Nos adentramos en el aguardo.  El cielo esta completamente estrellado y nada de viento,  predecimos un buen día lleno de emociones.

  6:45h. Con las primeras luces preparamos el equipo y vamos desayunando mientras esperamos.

  8’45h. Llegaron dos cuervos y se pusieron a comer, pero al cabo de unos diez minutos se asustaron y se fueron. Creemos que no hemos sido nosotros pues no hemos disparado ni una sola foto todavía.







  9.00h. Vemos a los cuervos posados en una encina, y están siendo frenéticamente acosados por una bandada de rabilargos.


  9:10h. Por fin bajan y comienzan a comer…, ¡en cuanto los buitres los  buitres se percaten, los tenemos aquí!.








  9:17h. Se acerca un rebaño de ovejas por la izquierda y se marchan los dos cuervos.

  9:55h. ¡Increíble!, ahora pasan dos personas por delante de nosotros.  Aparentemente un padre y un hijo, en lo que parece un paseo matutino por el campo. No se dan cuenta de nuestra presencia.








10:30h. ¿Pero que esta pasando aquí? Otro tipo más pasando en esta ocasión por detrás. ¡Esto es desesperante!, mientras haya gente por los alrededores, esta claro que aquí, no va a bajar nada.






11’15h. Vemos llegar un coche y es Primitivo, se acerca al aguardo y nos comenta, que para que bajen los buitres hay que poner un par de ovejas mas alejadas, lo que hace el mismo. También nos dice que había dejado otro animal muerto cerca del cobertizo (a unos mil metros).

Le decimos lo de la gente y dice que ahora, él  no ve a nadie por los alrededores.









11:45h. Por fin empezamos a ver buitres volando, pero para nuestra decepción van todos en la dirección del cobertizo y con los prismáticos vemos que están cayendo. Han pasado por encima de nosotros y han visto los cadáveres. Tarde o temprano vendrán. “Saca el termo Jesús, vamos a echarnos otro cafetito

12:00h. Se acerca un coche, aparca a unos 200m y se baja un hombre con un perro y se pone a pescar cangrejos en el arroyo que transcurre por detrás de nosotros. 
Desesperación, ansiedad, mala ostia y ganas de meterle al hombre los cangrejos por el…









14:00h.           De nuevo llega Primitivo, se baja del coche, se va pa una oveja, la raja la barriga y esparce las tripas, se va pa la segunda y hace lo mismo, llega a la tercera y a ésta, además de las tripas la saca un feto que también deja en el suelo, se acerca al arroyo, lava su navaja, vuelve a montarse en el coche, se va pal pescador, habla con el y se marchan los dos. Atónitos nos hemos quedao.







14:15h. Nada mas irse…, ya vemos un cuervo y un milano negro sobrevolando la carroña, se posan alternativamente por los alrededores pero los rabilargos no dejan de acosarles.








15:50h. Llega un alimoche adulto, se posa en el suelo y  después de dar unas vueltas de reconocimiento se pone a comer las tripas.  
“¡calma Jesús, calma, que lo espantamos!, ahora nos da miedo disparar las cámaras por el ruido que hacen. La excitación es indescriptible…, un alimoche comiendo tranquilamente delante de nosotros.”








16:05h. Se une otro cuervo.

16:20h. Se han marchado los cuervos, pero ha llegado otro alimoche.

16:35h. Llegan dos buitres negros y empiezan a comer. 
“Nos tiembla todo el cuerpo y nos falta la respiración. Son enormes, poderosos y podemos oír perfectamente como desgarran la carne,”.

17:30h. Se marchan los alimoches y un buitre negro, el otro sigue en el suelo pero ha dejado de comer y esta observando. 








18:00h. Con un corto vuelo a ras de suelo se aleja de nosotros y se posa en una pequeña loma a unos 500m. A duras penas lo vemos con los prismáticos y asombrados descubrimos que había también un buitre leonado. “No sabemos que pensar, pero se nos pasa de todo por la cabeza”

20:00h. Desesperación total. Después de dos horas, allí siguen los dos buitres posados sin hacer nada.  “y nosotros aquí metidos dándole a las especulaciones de todo tipo, que si sospechan del aguardo, que si nos habrán oído, que si nos abran visto, …es imposible que nos vean…, va ser que no tienen hambre…, que si están gilipollas, que si los gilipollas somos nosotros…”








21:00h. Por fin hay movimiento. Se va el leonado y 5 minutos después el negro.

21:15h. Después de 15 horas y ya anocheciendo, salimos del aguardo completamente contrariados, pero inexplicablemente, deseando volver mañana.
Retocamos el aguardo para tapar entradas de luz que pudieran delatar nuestros movimientos y nos vamos a dormir. ¡Mañana mas!







====================================




Sábado 2 de Mayo de 1992



  6:00h. Nos introducimos en el aguardo. El cielo hoy esta cubierto y sopla viento.
“¡¡¡Hoy bajan, hoy seguro que bajan, hoy no puede fallar nada!!!”

  6:45h. Al igual que ayer preparamos el equipo y echamos el primer café con una galletas para hacer tiempo. 








  8:15h. Excitación al máximo, ya hay cuatro cuervos comiendo.

  8:43h. Acaban de llegar un leonado y un negro. Seguramente son los dos de ayer.

  8:50h. Llega otro negro y éste se pone a comer sin ningún tipo de miramientos.








  9:00h. ¡Espectacular! Acaba de caer el tercer buitre negro literalmente encima de los otros, y con una postura intimidatoria, alas bajas y ahuecadas, cola alzada y andares de autentico matón, logra expulsar a los demás y se pone a comer en solitario. 








  9:45h. Se están alejado de la carroña e incluso un negro levanta el vuelo. No hay ningún buitre comiendo a pesar de que los milanos si lo hacen.
 “Ya empezamos otra vez con los nervios y las especulaciones”








11:20h. Llegan dos negros mas pero ninguno esta comiendo, permanecen quietos a la espera de no sabemos que. Sin embargo, hay varios milanos que se están poniendo las botas.









11:30h. Ya tenemos 5 negros, 5 leonados y un alimoche, además de milanos que sobrevuelan la zona y de vez en cuando bajan a comer. Los buitres siguen esperando pero, poco a poco se van acercando alrededor de la oveja mas lejana.

12:00h. Por fin tres leonados comienzan a comer y  se nos cambia la cara.







12:30h. No han dejado de caer buitres del cielo, parece que llueven. Es un espectáculo inolvidable, un cumulo de buitres devorando un cadáver, en un aparente caos de luchas, revolcones, picotazos, y quejidos estremecedores.
“Las cámaras echan humo, la emoción nos puede, no sabemos donde atender, la adrenalina corre a raudales por nuestras venas”








12:50h. Hacemos los dos un recuento por separado y contamos, 13 negros y 24 leonados, un alimoche, además de varios cuervos y milanos que no podemos determinar,  pues ahora están constantemente volando y dando pasadas para arrebatarles a los buitres pequeños trozos de comida y que en ocasiones se las quitan del mismo pico.

13:20h. Ya han acabado con la primera oveja y están acabando con la segunda, de momento no se atreven a venir a la tercera pues es la mas cercana a nosotros.








14:30h. Se van acercando a la oveja, incluso de vez en cuando alguno hace el amago de comer. Están muy parados pero de momento no se van.

15’00h. Es asombroso lo que estamos viendo, hay cinco milanos negros y un real comiendo plácidamente, pero sorprendentemente, los buitres están literalmente echándose una siesta. La mayoría de ellos están tumbados en el suelo como gallinas, claramente confiados y somnolientos. Hay tanta quietud y silencio, que no nos atrevemos ni a comernos los bocadillos para no hacer ruido.









15:30h. Se acaba de levantar un buitre negro, se ha ido pa la oveja y se ha puesto a comer. Como si hubiera sonado una campana ¡a comer!. Absolutamente todos  han corrido despavoridos hacia la oveja. 


15:45h. La batalla por la ultima esta siendo tremenda, la tenemos casi encima, los sonidos son impresionantes, notamos los golpes de las peleas, los desgarros de la carne, los saltos unos encima de otros, el olor, las sensaciones, la emoción, los nervios y el sonido de los obturadores. Batimos el record de velocidad de disparos y cambio de carrete.






16:00h. Han acabado con la oveja y han comenzado a marcharse. Quedan 6 negros, 9 leonados y un alimoche.








16:30h. Quedan dos negros que están partiendo las costillas de los esqueletos y se las tragan enteras y dos alimoches rebuscando por la zona.







16:45h. Se han marchado todos. Salimos del chozo.

“Embargados por la emoción y los nervios, nos damos un abrazo de felicitación y nos decimos… ¡¡¡ tío, esto hay que repetirlo !!!” “ ¡ Y vaya que si lo hemos repetido !”


====================================



    Ciertamente los buitres enganchan, para mí son como una obsesión y no me canso nunca de observarlos. Desde entonces he montado innumerables carroñas, unas han tenido éxito y otras no. Como resultado, los buitres  son con mucha diferencia, la especie que más he fotografiado.

  Agradezco a mi amigo Primitivo “el pastor”, un hombre curtido en el campo, sabio y conocedor del medio, su inestimable y sincera ayuda que desde entonces me ha prestado. A él le debo la mayoría de las carroñas que he realizado.

Jesús Mateos.